Secciones

martes, 22 de julio de 2014

TRAIL PEÑALARA TP60K 28/06/2014

Suena el despertador poco después de las 4 de la madrugada. Todo está preparado, pero aun así salgo justo de casa pues he quedado con Kilian Parroquia en vallecas a las 4:50h. Después de acostarme sin sueño a eso de la 1:30h con los nervios de mirar como pasa el tiempo sin dormirme, lo primero que me dice Parroquia es que no encuentra el chip. Salimos zumbando hacia su casa y tras una busqueda infructuosa ponemos rumbo a Miraflores de la Sierra donde se da la salida a eso de las 6:45. Después de afanarnos con los preparativos (que si he cogido esto, que si el frontal no va a hacer falta, etc...) nos dirigimos a la salida y tras hablar con la gente de la organización, para nuestra sorpresa solucionamos el problema del chip rápidamente. Hacemos las fotos de rigor con la gente de trailrunning.es y nos dirigimos a la salida casi sin tiempo para nada. Con las primeras luces del día comenzamos trotar por las calles de Miraflores camino a la primera subida, que precisamente es la única que no conozco y que me sorprende pues es bastante más bonita y llevadera de lo que me imaginaba, una primera parte por pista hasta que se coge un sendero precioso a la izda. que nos llevará al alto de la morcuera. En esta primera parte y hasta llevar al alto del puerto del reventón vamos casi todos los que nos hemos reunido del foro juntos y eso hace que las primeras horas de carrera se pasen en un santiamén.



El primer avituallamiento (pto. morcuera), lógicamente es escaso. Acabamos de empezar la prueba y más allá de reponer líquidos no tiene sentido mucho más. Con las mismas bajamos a Rascafria. para mi la parte menos bonita de la prueba. Se hace un poco pesado hasta que llagas al monasterio del Paular y después tienes un par de kilómetros por asfalto que son un suplicio.
Llegamos a Rascafria, primer avituallamiento serio, sobre todo para la gente del GTP110 que llevan toda la noche dándole a la zapatilla y lo que les quedaba.... Nosotros descansamos un poco, comemos bien y nos dirigimos al puerto del reventón que empezamos a un ritmo más bien cansino, pero que terminamos trotando en la parte alta. (aquí se nota el cansancio acumulado, pues cuando reconocimos este tramo subimos sin problema corriendo la primera parte, que esta vez hicimos andando). Aquí el grupo que íbamos juntos se empieza disgregar. En la última parte mi compañero carlos y yo apretamos un poco y llegamos a la parte superior del reventón con varios minutos de ventaja sobre nuestros acompañantes. En avituallamiento que allí se dispone es poco abundante puesto que no es necesario y el acceso es difícil. Finalmente después de esperar un poco al personal, Carlos y yo decidimos salir sin que los demás terminen de avituallarse pues llevamos un buen rato parados y empezamos a sentirnos plof enfilando los senderos que llevan al risco de claveles y después al pico de peñalara que da nombre a esta prueba.
En este trayecto veo que Carlos se queda cada vez más rezagado y me voy haciendo a la idea de que tendré que hacer solo el resto de la prueba. Con las mismas supero los complicados riscos de claveles y tras coronar peñalara, enfilo la bajada a hacia cotos de piernas y agua bastante justito.
En avituallamiento de cotos me espera mi familia que me da ánimos mientras degusto un gran plato de pasta acompañado de jamón, queso y múltiples viandas. Esos ánimos y esa comida será clave en la subida a la loma del noruego que sin duda, al menos para mi, es la parte más dura de la carrera, pues llevas más de 50kms en las piernas y la última parte tiene un desnivel muy importante a la par que es muy técnica.
Finalmente no sin mucho esfuerzo, llegué a la bola del mundo. Desde allí, todo lo que queda es sufrimiento, la primera parte de la bajada por el asfalto es insufrible, después se toma el camino de la tubería que en circunstancias normales es un disfrute, pero tal y como vas lo único que quieres es no caerte y que termine el sufrimiento lo antes posible.
Llegamos a la barranca y desde ahí solo queda una pista interminable hasta navacerrada en la que voy a buen ritmo, pero me quedo perplejo al ver como me pasa algún corredor del 110!! que llevan más de 18 horas corriendo para llegar por fin al pueblo donde sorprendentemente veo que delante mio para un coche y sale de él, el presi. Si, no lo podía creer, era el último que me esperaba por allí. Después del subidón, enfilo las calles del pueblo para llegar a la meta en un después de 8 horas y 38 minutos.
Allí me esperaba la medalla de rigor, una camiseta de muy buena calidad y el avituallamiento final en el que debí de comerme el equivalente a 3 sandías.

En definitiva, una gran carrera, con un gran recorrido y por encima de todo con una espléndida organización. Mis felicitaciones a todos ellos, así como a todos los que se pusieron en la linea de meta en el 110, 80 y 60k.


3 comentarios:

  1. Buenas sensaciones por lo que veo, da la sensación que el año que viene hay que subir de distancia :-)

    ResponderEliminar
  2. Muy buenas sensaciones, pero me siento cómodo con la distancia. Es posible que repita 60. Meterle más significa regular más y correr menos y eso no me va mucho.

    ResponderEliminar
  3. Yo llevo 3 TP60, hasta este año, era la distancia adecuada para lo poco que puedo entrenar en montaña relativamente

    ResponderEliminar